Familias que progresen

Los residentes de D.C. de todas las edades se merecen prosperar. Pero nuestra ciudad sigue dejando rezagadas a las familias. D.C. tiene el índice más alto de mortalidad maternal de raza negra de la nación. Las familias pasan penurias para encontrar cuidado infantil y deben participar en sorteos para las escuelas, dejando al azar lo que debería ser una garantía básica: el cuidado infantil a precio accesible y de calidad, una buena escuela en el vecindario y una educación postsecundaria accesible y económica. La inseguridad alimentaria y de vivienda está en aumento, lo que deja vulnerables a los niños y a las personas de edad avanzada. Como mujer que trabaja y madre de tres estudiantes de escuelas semipúblicas, Erin sabe que es hora de intervenir y poner en primer lugar a las familias.

Erin will support ongoing efforts for a birthing center and improved access to medical services east of the Anacostia River. She will fight for high-quality education in every part of our city by making sure at-risk funds are used to support at-risk families, and not to substitute for basic needs, and all schools have librarians and language, music, and arts teachers. Government should have a holistic view of childhood development and education, and Erin will work to ensure that all students receive social, emotional, and mental health services, that their special education needs are met, that all our students feel represented and supported no matter their sexual orientation or gender identity, and that they can get to and from school safely every day. Erin believes residents deserve to age in place and with dignity, which requires flexibility for accessory dwellings and other affordable housing and robust and accessible public transportation networks that allow residents to stay connected to family, friends, and community. 

Durante la pandemia de COVID-19 ha habido la sensación de que las familias son una idea tardía. Las personas de edad avanzada pasaron penurias para obtener vacunas y acceder a programas de asistencia de alquiler y servicios públicos, en parte debido a que las aplicaciones en línea son complicadas e inaccesibles. Ahora, mientras batallamos ante otra oleada de COVID-19, los padres se preguntan si sus hijos están realmente a salvo en las escuelas. Ponerse al día con el tiempo de enseñanza perdido el año pasado seguirá estando fuera del alcance sin un apoyo atento a las escuelas y las familias. Frente a la mayor crisis educativa que se tenga en la memoria reciente, el actual presidente disolvió el Comité Educativo del Consejo Municipal, lo que debilitó la supervisión, la rendición de cuentas y la capacidad de planificar de manera integral en el momento en que más importa. Erin sabe que se necesita mucho para mantener a una familia y, como presidenta, dirigirá un gobierno que ponga en primer lugar a las familias de D.C., de todo tipo y en toda etapa de vida.

La experiencia de Erin:

A lo largo de los años, Erin ha abogado por el permiso de ausencia por razones familiares con goce de sueldo, por la educación para la primera infancia, y en lucha por más tiempo para cuidar a un nuevo bebé o a un familiar enfermo, así como más opciones de cuidado infantil a precio accesible y de alta calidad. Como comisionada asesora de vecindarios, ha exigido rendición de ccuentas y transparencia con respecto al financiamiento, la planificación y la reapertura de las escuelas. Dedica su tiempo a apoyar a las familias y a hacer que participen, incluyendo la educación cívica para los niños, los eventos de servicio comunitario familiares y el apoyo a la aldea local para personas de edad avanzada.