Invertir en las y los trabajadores y en los pequeños negocios

Nuestra ciudad debería funcionar para todos nosotros, no sólo para quienes amontonan donaciones de campaña o contratan a expertos en cabildear. Sin embargo, hemos visto cómo las pequeñas empresas locales y la gente de la clase trabajadora luchan y son expulsados de D.C. debido a la creciente desigualdad económica y al alto costo de vida. Sabemos que la desigualdad de ingresos afecta de manera más dura a los residentes de raza negra y morena de Washington. Como presidenta del Ayuntamiento, Erin defenderá a las y los trabajadores de D.C. — esto es, a nuestros vecinos, familiares y amigos — para nivelar el campo de juego para la gente común.

Erin considera que toda persona de D.C. se merece un buen empleo. Invertir más en la Universidad del Distrito de Columbia —la única universidad pública históricamente afroestadounidense de D.C.—, y en los programas de capacitación laboral, es algo que creará mayores oportunidades para más personas. Nuestro Gobierno Municipal puede garantizar empleos con buenos salarios, vacaciones pagadas cuando sean necesarias y acceso a la atención médica. La capacidad de encontrar trabajo y ganar un salario digno debe existir para todos los residentes de D.C., independientemente de su situación migratoria. A lo largo de su carrera, Erin ha trabajado para que haya lugares de trabajo a salvo, libres de discriminación y acoso, y por el derecho a denunciar cuando las cosas van mal sin temor a represalias, y continuará haciéndolo como presidenta.

Las pequeñas empresas son el corazón de nuestros barrios. Pero necesitan más apoyo encaminado a sus necesidades específicas. Eso significa concentrar nuestros incentivos fiscales en los pequeños negocios, en lugar de en las grandes constructoras y en las corporaciones multinacionales. Erin conoce de primera mano lo efectivo que puede ser un buen programa de Main Streets, pero no todos los vecindarios se benefician por igual, de modo que luchará por un financiamiento equitativo. Ella considera que debemos reformar los esfuerzos actuales para acabar con los desiertos alimentarios, pues estos esfuerzos no han hecho lo suficiente para brindar alimentos saludables y empleos a las comunidades que más los necesitan. Juntos, el Gobierno de D.C. puede enfocarse en apoyar el éxito de un amplio crecimiento de hogares, en lugar de subsidiar a los que ya son ricos.

El presidente actual del Ayuntamiento sigue poniéndose del lado de las grandes empresas y de los cabilderos, más que de la gente: dirige los esfuerzos para anular la voluntad de los votantes de D.C. que exigían salarios más altos para nuestros vecinos, y pelea contra la ampliación de un crédito fiscal para los trabajadores comunes, mientras que autoriza rápidamente subsidios para los constructores bien conectados. Es hora de un nuevo liderazgo, y Erin defenderá a los trabajadores de D.C. y a nuestros pequeños negocios locales.

La experiencia de Erin:

Erin es miembro de la Junta Directiva de la Asociación de Negocios de Old Takoma (Calle Main de Takoma) y anteriormente fue parte de un esfuerzo de colaboración para llevar Uptown Main Street a Kennedy Street, NW. Ella ha abogado por un mayor financiamiento del programa Main Street para dar a los directores ejecutivos una mayor longevidad y continuidad en su apoyo a las pequeñas empresas locales. Ella apoyó firmemente subir el salario submínimo a los trabajadores que reciben propinas en D.C. y el acceso al pago de alivio por COVID-19 para todos los trabajadores, incluidos los indocumentados.