Gobierno ético y que rinda cuentas

Todos los residentes de D.C. merecen ser representados por personas que hagan que el Gobierno rinda cuentas. Con demasiada frecuencia vemos a nuestros representantes electos aprovecharse de su poder y privilegio y dejar de servir a nuestras comunidades. Como participante en el Programa de Elecciones Justas de D.C. y como una dedicada servidora pública con profunda experiencia profesional en la rendición de cuentas institucional, Erin aportará una visión nueva de buen gobierno en D.C.

Erin está participando en el Programa de Elecciones Justas de D.C. Es un programa voluntario de financiamiento de campañas que proporciona fondos públicos limitados a los candidatos que cumplen los requisitos. Al renunciar a las donaciones de los negocios corporativos y de los comités de acción política, Erin rendirá cuentas y se comprometerá con los vecinos, no con los cabilderos. Los fondos de contrapartida son los que hacen posible que Erin —una mamá sin conexiones con los donantes de los grandes negocios corporativos— compita contra quien ha ocupado el cargo por largo tiempo y que ya está recaudando cientos de miles de dólares de grupos con intereses involucrados. La razón por la que apoyó ella que se aprobara el Programa de Elecciones Justas fue para que los residentes comunes de D.C. tengan la oportunidad de que su voz se escuche.

Una de las funciones de más crucial importancia que tiene el Consejo Municipal de D.C. es la supervisión, y parte de una buena supervisión consiste en asegurarse de que los residentes puedan acceder fácilmente a los programas y servicios de la ciudad y que las dependencias gubernamentales implementen estos programas de manera adecuada y eficiente. El proceso de supervisión no termina cuando el Consejo Municipal aprueba una ley, sino que requiere un trabajo continuo para asegurarse de que la ley se aplique bien y se haga realidad. Como presidenta del Consejo Municipal, Erin se asegurará de que éste utilice toda herramienta de supervisión para que nuestro gobierno se haga eficaz: ampliar la Oficina del Auditor de DC para examinar la eficacia de las dependencias y programas, crear una agencia de investigación legislativa independiente para que nuestras leyes sean estratégicas y efectivas, y dar a los concejales el poder de exigir respuestas a las dependencias que no cumplan.

El Consejo Municipal también debe exigir que sus miembros rindan cuentas. Como presidenta, Erin se asegurará de que los concejales actúen de manera ética y que el Consejo Municipal trabaje en conjunto; que participe en una toma de decisiones colaborativa y que respete nuestras instituciones y principios democráticos. El Consejo Municipal no puede funcionar correctamente cuando el poder se concentra en una sola persona.

La experiencia de Erin:

Erin dirigió los esfuerzos para exigir al Consejo Municipal acciones que hicieran que el entonces concejal del Distrito 2, Jack Evans, rindiera cuentas por su mala conducta ética, lo que al final de las cuentas llevó a una investigación del Consejo Municipal y la renuncia de Evans. Erin se ha esforzado constantemente por mejorar la accesibilidad y la funcionalidad de nuestro gobierno, incluyendo su dirección en los esfuerzos en toda la ciudad para garantizar el acceso a las asambleas gubernamentales, una votación mejor y más fácil a través de procedimientos de voto por correo sólidos y confiables, y poner fin a las ventajas especiales para los funcionarios electos.