Una ciudad resistente y un futuro sostenible

Si algo nos han enseñado los dos últimos años, es que nuestras vidas pueden cambiar fácilmente. D.C. ha enfrentado una pandemia, el cambio climático, el cierre de las oficinas gubernamentales federales y una insurrección violenta, y sabemos que estos acontecimientos golpearon más duramente a quienes tienen los menos recursos. Como presidenta del Consejo Municipal, Erin conducirá al Consejo Municipal para fortalecer a nuestras comunidades y mejorar nuestra infraestructura y para actuar con la visión que garantice un futuro radiante y sostenible, independientemente de lo que venga en nuestro camino.

La emergencia de salud pública por COVID-19 ha causado pérdidas devastadoras y ha puesto a prueba la capacidad de nuestra ciudad para apoyar y proteger a los residentes. Por el virus, hemos perdido a más de 1 mil 100 de nuestros familiares, amigos y vecinos, en tanto que otros muchos incontables han sufrido como resultado de esa enfermedad o la devastación económica que ha traído. Los trabajadores esenciales han estado al frente del servicio directo, arriesgando su salud para garantizar que tengamos comida y cuidado infantil. Algunos se han cambiado al trabajo a distancia, mientras que muchos otros han perdido sus trabajos. Las escuelas utilizaron el aprendizaje virtual, pero ahora los niños están regresando a las escuelas, muchos sin haber sido vacunados.

En tanto, el cambio climático está encima de nosotros y las consecuencias, tanto ahora como en el futuro, se propagan ampliamente y se están intensificando. Hemos visto climas severos en todo el mundo, así como en D.C., con tornados e inundaciones, y fallas de obras públicas, incluyendo los derrumbes de edificios y puentes. Sabemos que el planeta y D.C. se calentarán más; que aumentarán las lluvias extremas y que el nivel del mar se elevará. No hemos hecho lo suficiente o no hemos actuado lo suficientemente rápido para reducir los impactos del cambio climático en nuestras comunidades, para rehabilitar nuestras obras públicas existentes ni para diseñar e implementar nuevas soluciones.

Building a resilient city means working to strengthen our communities to withstand challenges by reducing poverty and investing in basic needs like housing, education, and healthcare. It also means acting with foresight and vision to learn from and adapt to these challenges, seeking and implementing bold solutions focused racial and economic justice. That’s why Erin supports a Green New Deal for DC, including investing heavily in robust, reliable, accessible and affordable public transportation; implementing pedestrian and bicycle infrastructure that encourages people to drive less and makes our streets safer; using green infrastructure at every opportunity; and creating good-paying, union jobs that come with these investments. She also knows we need universal Internet and the ability to use technology to our advantage, including hybrid work and school. Resilience isn’t just a struggle, it’s an opportunity to be bold, creative, and visionary, and Erin is up for the task.

La experiencia de Erin:

Junto con otros comisionados asesores de vecindarios, Erin dirigió los cambios en las limitaciones a los paneles solares visibles en los distritos históricos. Durante años, trabajó con sus vecinos para obtener con éxito una subvención de Community Stormwater Solutions, a fin de diseñar una solución integral para las dificultades impuestas por las aguas pluviales en todo el bloque. Erin es firme en su apoyo al transporte público, por lo que aprovecha cada oportunidad para promover y abogar por un mejor transporte, incluidos los esfuerzos de toda la ciudad para mejorar las aceras y hacer que el transporte público sea más eficiente y frecuente.